pizarras-para-decorar

pizarras-para-decorar

miércoles, 26 de febrero de 2014

LA PIZARRA Y LA TIZA


















Acercarse con la tiza a una pizarra es algo que  a los ya mayores nos recuerda a nuestros tiempos mozos. Aquellos días en que tanto para el maestro como para los alumnos, la pizarra era el centro del aula; debajo de ella solían descansar la regla, el cartabón, transportador de ángulos y un compás donde artificiosamente se encajaba una tiza.








Aquellas cajas de tiza tan perfectamente cortadas, atraían nuestra atención. No digamos ya, las de colores redondas que los profesores solían custodiar muy activamente, ante el deseo generalizado de ellas por parte de los alumnos, eligiendo en su gama de colores.










Las tizas servían como”dardos   arrojadizos”, para” pintar  corazones de tiza en la pared” e incluso para realizar pequeñas tallas, muestra de nuestros primeros pasos en las bellas artes adolescentes. Se llegaba incluso a utilizar como secantes ante un repentino borrón de tinta.




 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada